Ruta botánica de Bea (2007)

Info

La ruta Botánica nos revela el gran valor natural de este territorio, mostrándonos, además de algunos elementos geológicos de interés, las formaciones vegetales y ecosistemas de gran singularidad, propios de lugares bien conservados de la montaña turolense.

La Ruta Botánica de Bea, permitirá al visitante observar 4 de los llamados “Árboles Monumentales” de interés especial por su enorme tamaño y belleza (hablamos de Chopo cabecero, 2 Carrascas y la Sabina, las tres especies emblemáticas de nuestra Comarca) así como 9 comunidades vegetales distintas, ubicadas formando un mosaico de gran diversidad.

El núcleo de Bea está situado en un estrecho valle encajado entre las llamadas Sierra de Cucalón-Oriche y Sierra de Fonfría, por donde discurre el río Huerva, ubicándose en su margen derecha. Se trata de un pueblo modesto, rodeado de una Naturaleza hermosa, que puede apreciarse a simple vista. Bea posee un patrimonio natural y paisajístico, dignos de mención a nivel nacional e internacional. Su potencialidad turística es resultado de su situación de aislamiento durante los últimos años, que le han conferido un aspecto salvaje, poco alterado por el hombre, de gran tranquilidad, ideal para el descanso de quienes buscan respirar aire fresco. La singularidad del Medio natural del municipio de Bea, ha sido reconocido a nivel internacional, estando clasificado como: “Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) ES-2420120” de la Sierra de Fonfría.

Piedrahita es el punto final de la Ruta Botánica e inicio de La Ruta geológica de Loscos, se encuentra encajado dentro de un hermoso valle cerrado por paredones calcáreos. Abandonado en 1981, este pueblo obtuvo, de la mano de Alfonso I El Batallador, su propio fuero, lo que da una idea de la importancia vital de este enclave en el pasado.

Este lugar se convirtió en la leyenda que hoy sustentan sus ruinas, ruinas que nos transportan a tiempos pasados, casi medievales. La Ruta Botánica de Bea se compone de 9 paradas:

  • Parada 1, inicio de la ruta, en Bea podemos visitar la Iglesia parroquial de San Bartolomé y su mirador. Se trata de un edificio Barroco del siglo XVII y XVIII. Además, como elementos de importancia cultural, mencionaremos los pericones de San Antonio, el de la Virgen, y la Ermita de San Jhorge.
  • Parada 2, Sabina de Bea, La Sabina albar es uno de los árboles representativos de las serranías peninsulares, siendo difícil de observar un ejemplar de este porte y belleza. Con más de 10 metros de altura, este árbol monumental ha sobrevivido al paso del tiempo, quedando como muestra del antiguo bosque mixto que aquí´i se encontraba.
  • Parada 3, Conglomerados, en ocasiones la Tierra nos permite observar parte de su estructura interna, como sucede con estos estratos de conglomerados. Están formados por cantos redondeados de cuarcita, que se depositaron en un ambiente continental durante la Era Terciaria. Merece la pena contemplar el “cementado natural” que une estas rocas entre sí.
  • Parada 4, la abuela de Bea, esta venerable anciana se corresponde con un ejemplar, al menos bicentenario, de Carrasca (Quercus rotundifolia). Su retorcido ramaje y su tronco hueco dan una idea de cómo este ser vivo ha resistido el paso de los años, siendo testigo de numerosos cambios en su entorno. Desde aquí el sendero discurre serpenteando entre un frondoso bosque de quejido, en el que podremos observar, si estamos atentos, a una multitud de flores singulares y protegidas, por lo que deberemos tener especial cuidado de no pisarlas.
  • Parada 5, Mirador de la ruta, en medio del bosque, en ascenso a la sierra, se levanta un cantil de roca caliza desde el que podremos asomarnos a observar un paisaje, cuando menos, curioso. A nuestros pies se extiende una masa de quejigal que discurre por la ladera en dirección al pueblo de Bea, el cual se ve cercado por una imponente barrera natural: la Sierra de Oriche.
  • Parada 6, Carrasca, rodeada de campos de labor, este enorme árbol ha sobrevivido refugiado en una orilla, junto con otro gran numero de especies que conforman un pequeño retazo de bosque muy natural. aquí aprenderemos lo que son las “Agallas” de los quejidos, y veremos hermosas flores como las Primaveras.
  • Parada 7, Fuente y Ermita, no está de más detenerse a descansar un poco bajo la sombra de unos árboles, para beber de la fuente de la Virgen de la Silla, antes de continuar nuestro camino por el alto de la Rocha. En la Ermita podremos contemplar el tímido discurrir del río Huerva, justo después de nacer, unos metros más arriba.
  • Parada 8, Alto de la Rocha, podemos disfrutar tanto de las vistas del valle del Huerva, como del valle de Piedrahita, una vez lleguemos a lo alto de los cabezos de la Rocha. Aquí las comunidades vegetales de cumbre dan paso a las de sombra, refugiadas tras un precioso cortado calizo.
  • Parada 9, El chopo monumental y fin de la ruta, que mejor manera de terminar una ruta que con un imponente Chopo cabecero, el último de los árboles monumentales que vamos a visitar. Los habitantes de Piedrahita han crecido viendo la figura de este árbol, tan considerado por todos, que bajo sus hojas se celebran los actos religiosos, desde el derrumbamiento de la Iglesia.

AREA DE DIRECCIÓN Y PRODUCCIÓN
Productor: Altiplano Audiovisual para Comarca del Jiloca
Fecha: 2007

FICHA TÉCNICA
Id filmoteca: 00226
Autor del guión: Estíbaliz Centeno
Montaje: José Antonio Martín
Locución: Estíbaliz Centeno

AREA DE DESCRIPCIÓN FÍSICA
Tipo de soporte original: DVD
Duración: :8
Tipo de emulsión: RGB
Sonido: Sonora Estereo

INDICES Y NOTAS
Criterio de pertenencia a la filmoteca: Grabado en la comarca del Jiloca.

Mantente al día

Choose the way you would like to be notified for latest posts.

Bookmark & Share

Share this with your friends.

Sin comentarios aún

Se el primero en escribir un comentario

Deja tu comentario