“Yerbas monteras”. El espliego. Navarrete del Río

Info

La necesidad de obtención de determinados productos hizo que en el pasado los ricos montes del Jiloca fueran objeto de aprovechamiento por parte de las gentes serranas. Éstos no sólo eran explotados para leña o carboneo, lo más habitual en estas tierras, sino también para la obtención de aceites, esencias o determinados productos farmacéuticos o cosméticos.

Bajo la denominación de “yerbas monteras”, se recogen toda una serie de plantas silvestres propias del ambiente mediterráneo que han sido recogidas por tierras del Jiloca a lo largo de la historia, en diferentes épocas y momentos del año. Una de las que se recolectó de forma más habitual fue el espliego (Lavandula latifolia), aunque también se tiene noticia de la recolección de gayuba (Arctostaphylos uva-ursi) o ginesta (Ephedra nebrodensis), labor ésta última, que parece era supervisada por un tal “don Ricardo”, conocido también como “el alemán”, y que recorrió varias localidades del valle replegando la ginesta (Rubielos de la Cérida, Bañón, Torre los Negros o Torrelacárcel, entre otras).

La actividad de la siega del “espligo” o espliego, habitual en la zona hasta al menos finales de la década de los 60 del siglo pasado, prácticamente enlazaba con la de la siega y trilla del cereal. Y es que a mediados de agosto ya comenzaban las labores de recolección y recogida por los montes de los valles del Jiloca y Pancrudo. Esta actividad suponía una generosa fuente de ingresos adicional, sobre todo para las familias más humildes. …Y también para los mozos, que aprovechaban para sacarse unas perricas extra para sufragar los gastos de las fiestas y hacerse alguna merienda.

ÁREA DE DIRECCIÓN Y PRODUCCIÓN

Elaborado por el Centro de Estudios del Jiloca en noviembre de 2011.

Mantente al día

Choose the way you would like to be notified for latest posts.

Bookmark & Share

Share this with your friends.

Sin comentarios aún

Se el primero en escribir un comentario

Deja tu comentario