Iglesia parroquial de la Purísima (Montón)

De Xilocapedia
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Iglesia de Montón

La Iglesia parroquial de la Inmaculada de Montón queda en el centro de la población, en la parte más alta de su asentamiento; está exenta y orientada al este, con una amplia plaza a los pies.

Es obra hecha toda ella en ladrillo, sobre un zócalo de piedra sillar, con algunos paramentos de mampostería. La portada se abre a los pies en arco de medio punto entre columnas toscanas con entablamento; sobre él, una hornacina del mismo tipo, hoy vacía; tiene la fecha de construcción: 1599. Esta portada tiene estrecha relación con las de la iglesia de Fuentes de Jiloca.

En la parte alta del hastial de la iglesia se labró una “ galería aragonesa” ciega a modo ornamental; hay una torre en el lado del evangelio que parece la primitiva; el segundo cuerpo y remate es igual que el de la fachada, ya del siglo XVII.

La torre actual, maltrecha a consecuencia de un rayo, está a los pies en el lado de la epístola, sobre alto zócalo de piedra sillar, está realizada en ladrillo, con un cuerpo inferior liso de la altura del bloque de la iglesia; corona este cuerpo un friso de esquinillas, obra de la segunda mitad del siglo XVII. El interior es de una sola nave de cuatro tramos, más amplio presbiterio que termina en cabecera poligonal de tres lados perfectamente regularizado. A ambos lados de la nave se abren profundas capillas entre los contrafuertes, estableciéndose comunicación entre ellas. La obra primitiva, posiblemente del siglo XV, ocupa la cabecera y dos tramos de nave; a finales del siglo XVI se debió de agrandar la nave así como la profundidad de las capillas, también se debió de edificar el cuerpo bajo de la torre. En el mismo siglo XVI también se debió de elevar la altura de las bóvedas y realizar las actuales, que son de crucería estrellada en toda la nave, cuyos combados se unen de tramo en tramo para formar casi una retícula. La mayoría de las capillas laterales se cubren con crucería estrellada, dos con cúpula, una con arista y una con lunetos. En el siglo XVII se ornamentó con unas pilastras pseudo-dóricas y la cornisa que recorre todo el interior del edificio.

Ha sido restaurada desde 1985, según proyecto del arquitecto Julio Clua Martínez. Se procedió al cambio de cubierta con sustitución de la estructura por una metálica, a la consolidación de arcos y eliminación de grietas. En una segunda etapa se ha restaurado el interior: pintura, iluminación y solería, bajo la dirección de Javier Ibargüen.

Elementos destacables

Hay otros elementos individuales que también se podrían destacar, como por ejemplo:

Bibliografía