Segunda Guerra Carlista

De Xilocapedia
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Finalizada la primera guerra, con “6.067 soldados carlistas en Francia que no habían aceptado el Pacto de Vergara y unos 3.000 más en Cataluña para pasar a Francia”, según Francisco Asín, la agitación de los tradicionalista continuaría en la provincia de Teruel con menor intensidad en los años siguientes, pero es a partir de 1.843 cuando se puede hablar de una segunda guerra carlista.

La Guerra de los Martiners –nombre con el también se conoce- afectó, sobre todo, a las regiones Cataluña y Valencia y con mucha menor incidencia en Aragón, donde se levantaron algunas partidas y cierto numero de voluntarios pasaron a engrosar las filas del nuevo pretendiente: Carlos VI, conde de Montemolín.

En 1.848, en Fuentes de Ebro, se levantó en armas Pascual Aznar, conocido como “el Cojo de Cariñena”, que había vuelto del exilio de Francia. En junio del mismo año apareció otra partida en Alhama de Aragón al mando del comandante Herrero, conocido como “el Organista de Teruel”, siendo batido en la Almunia de Doña Godina y en Mosqueruela. Las acciones fueron muy numerosas pero de escasa relevancia, a pesar de ciertos apoyos que recibieron de los republicanos federales.

En la Comarca del Jiloca, actuaría Pascual Gamundi, nombrado comandante general de Aragón por Cabrera, que protagonizaría el hecho más importante: entró en la localidad de Calamocha donde desarmó a 50 guardias de la milicia que la defendían para proseguir después hacia la provincia de Guadalajara. Marco de Bello también intervino en la guerra al levantarse en armas y formar una partida en Acered, entrando en la localidad zaragozana de Terrer. Su participación en el conflicto le llevaría al exilio en Portugal y más tarde a Francia.