Category Archives: Archivos históricos

  • 1

Archivo parroquial de Daroca

Category:Archivos históricos

Nuestro amigo y socio del Centro de Estudios, Pascual Sánchez, nos acaba de enviar una breve guía que han editado sobre el Archivo Parroquial de Daroca y el breve pontificio de León XIII.

Se trata de un breve folleto en el que se intenta difundir el valor del archivo parroquial de esta ciudad, describiendo el proceso de formación a lo largo de la historia. Conserva documentación desde el año 1142 hasta nuestros días. El actual archivo recoge los fondos de las siete antiguas iglesias de Daroca, destacando sobre todo los fondos de la antigua colegiata.

Los principal fondos están compuestos por los libros sacramentales vigentes desde el siglo XVI, sin olvidar algunos documentos medievales muy importantes para la historia de España, como la «Carta de Chiva», el primer documento que hace referencia al Milagro de los Corporales, el «Libro Bermejo», el cartulario más importante y antiguo de Daroca, realizado en torno a 1397 y ampliado sucesivamente con nuevos textos hasta el 1543.

En una instancia distinta se guardan los libros sacramentales más modernos de algunos pueblos del Arciprestazgo: Manchones, Murero, Used, Valconchán, Orcajo, Santed, Torralba de los Frailes,  Valdehorna, Val de San Martín, Gallocanta, Las Cuerlas y Berrueco. Algunos de estos conservan también algunos libros de los siglos XVI y XVII, pero lo más habitual es que la documentación antigua se encuentre en el Museo Diocesano de Zaragoza.

Pascual Sánchez nos informa en esta guía de las últimas reformas realizadas en el archivo y el proceso de catalogación recientemente finalizado, animando a todos los historiadores y estudiosos a que inicien algún proyecto de investigación con sus fondos. En la guía también se incluye la transcripción y comentario de la Bula Papal entregada por León XIII en el año 1890, por la que se eleva a la categoría de Basílica a la Colegiata de Daroca.

 


  • 1

Archivo de Gerardo Sancho

Category:Archivos históricos,Exposiciones,Fotografía antigua

Este mes de julio el Ayuntamiento de Zaragoza ha hecho público, colgándolo en Internet, el archivo fotográfico de Gerardo Sancho. Para quien lo no conozca, Gerardo era un fotógrafo natural de Navarrete del Río, un pequeño pueblo de la provincia de Teruel, donde nació en 1911. Con muy poca edad marchó a Zaragoza, donde empezó a trabajar como periodista gráfico en el Heraldo de Aragón y otros periódicos regionales, como El Noticiero, la Hoja del Lunes, el Amanecer y para la Agenda Europa Press. A lo largo de su vida realizó miles y miles de fotografías, la mayor parte recogiendo noticias cotidianas de la ciudad de Zaragoza o acontecimientos más o menos relevantes. Ante su objetivo desfilaron personajes como Eva Perón, Ernest Hemingway, Sara Montiel o Ramón J. Sender.

Tras su muerte en el año 2006, su viuda, Dolores Lafuente, llegó a un acuerdo con el Ayuntamiento de Zaragoza para depositar en el Archivo Municipal más de 3.000 negativos que hacían referencia a esta ciudad. Tras varios años de catalogación, ya se pueden consultar los temas e incluso visualizar una pequeña reproducción de las fotografías en la web:

http://www.zaragoza.es

En el archivo de Zaragoza podemos encontrar 36 fotografías catalogadas como procedentes de Navarrete y Olalla, 30 fotografías de la ciudad de Daroca y otro medio centenar de reproducciones de la provincia de Teruel (Bajo Aragón y Albarracín). Pertenecen a los años 1940-1965. Como vemos, el fondo turolense es muy escaso, pero no por inexistente, sino porque en su momento no se entregó al archivo zaragozano. Una parte muy importante del archivo turolense fue donado al Centro de Estudios del Jiloca, una primera colección en el año 1999, coincidiendo con una exposición conmemorativa, y otra en 2006 tras la muerte de Gerardo Sancho. En total, el Centro de Estudios posee 112 fotografías del valle del Jiloca, muchas de ellas de la década de 1940-1950. Todos los interesados pueden consultar este archivo, que también se encuentra en Internet, en la web:

http://www.xiloca.com/galeria

Gerardo Sancho vivió y trabajó en Zaragoza y murió en Valencia, donde residió tras su jubilación. No obstante, gustaba de regresar de vez en cuando a su tierra natal turolense, acompañado de una cámara fotográfica con la que retrataba a sus paisanos y amigos, además de las fiestas populares, las corridas de pollos, las procesiones religiosas o las cotidianas labores agrícolas. Debemos agradecerle ese afecto que mantuvo durante todas su vida hacia la tierra natal, dejándonos un magnífico testimonio gráfico de nuestra cultura tradicional.


  • -

Curso Protección del Patrimonio Cultural

Category:Archivos históricos,Etnología,Patrimonio arquitectónico

folletoLos días 14-21 de noviembre de 2009 se celebrará en Daroca (Casa de la Cultura, Cl. Mayor, 36) un curso sobre la protección del patrimonio organizado por ADRI Jiloca – Gallocanta y la UNED.

El curso va dirigido a profesionales, estudiantes y entidades que intervengan de forma directa o indirecta en la conservación del patrimonio cultural. Se pretende dar las claves necesarias para solucionar problemas cotidianos en este ámbito, ya sea de carácter mueble, inmueble,  inmaterial, archivístico, etc.

El plazo de inscripción finaliza el 10 de noviembre. Se cobra una cuota de 30 euros que hay que pagar mediante transferencia bancaria. Para más información descargar el folleto en PDF .


  • -

Archivo de los Mateo

Category:Archivos históricos
Los Pintado, tras comprar la Casa Grande

Al mismo tiempo que se han inventariado los fondos públicos y privados, se ha iniciado la catalogación de algunos fondos particulares, intentando preservar la documentación que más riesgo tiene de desaparece.

El archivo de la familia Mateo es un fondo privado que, en sus orígenes, se encontraba ubicado en una antigua vivienda de Ojos Negros, la denominada Casa Grande, situada en la Calle Cuatro Esquinas, nº 20, de Ojos Negros. Seguramente estaría guardado en algún despacho hoy desaparecido. En el año 1902 la última descendiente de los Liñán vendió la Casa Grande a Francisco Pintado Delgado. La venta afectó al inmueble y a casi todo lo que contenía: el archivo, muebles, utensilios domésticos e incluso las ropas. Se conserva alguna fotografía de principios de siglo en la que aparece la familia Pintado disfrazada con ropas de siglos anteriores, procedentes seguramente de los baúles de los Mateo, recordando el pasado nobiliario de la casona.

La familia Pintado procedía de Madrid. Compraron los bienes de los Mateos en un intento de asentarse en Ojos Negros pero, tras el temprano fallecimiento de Francisco hacia el año 1910, su mujer, Carmen Carranza, y sus hijas, M. del Carmen y Rosario Pintado Carranza, regresaron a Madrid. La Casa de los Mateo fue prácticamente abandonada, sufriendo un profundo deterioro. Gran parte del archivo debió ser destruido, salvándose únicamente la correspondencia, que fue almacenada en dos enormes cajones de madera.
En 1947 Santos Paricio y Blasco, dueño de una pequeña tienda en Ojos Negros, decidió comprar la antigua casona. Su objetivo era conservar una pequeña parte para vivienda y derribar el resto, pues amenazaba ruina. La venta afectó exclusivamente al edificio. Los muebles, las ropas, seis puertas de dos hojas, dos puertas de una hoja y el archivo fueron retirados previamente por los Pintados, aunque en el caso del archivo se llegó a un posterior acuerdo. M. Carmen.

Pintado quería vender los libros y papeles a un trapero, pues el papel en estado bruto era muy caro en los tiempos de la posguerra. Santos Paricio, un hombre muy amante de las letras, le dijo que se lo quedaba él, pagándole lo mismo que le daba el trapero, y así se hizo.

El archivo permaneció de este modo en su lugar de origen, aunque muy fragmentado en comparación con su primitivo estado. La Casa Grande de los Mateo-Liñán no corrió la misma suerte. Santos Paricio, como era su idea original, se reservó un edificio anexo situado en la calle Castellana para construir una pequeña vivienda y, hacia 1949, vendió la Casa Grande a una empresa de derribos de Teruel que estaba interesada por las vigas de madera y las puertas, desapareciendo de este modo el inmueble.

En las últimas décadas el archivo familiar ha sido guardado por la hija de Santos, Teresa Paricio, que lo ha cuidado con esmero y cariño, permitiéndonos que hoy lo podamos conocer y sacar a la luz. El archivo, tal y como se conserva actualmente, está formado por 753 documentos que abarcan desde 1685 a 1868, generados por la familia Mateo y por sus descendientes, los Liñán.

El proyecto de catalogación del archivo, asumido desde el Centro de Estudios del Jiloca con la autorización de Teresa Paricio, consta de tres etapas:

  • Catalogación de la documentación.
  • Digitalización de los documentos.
  • Creación de una base de datos en formato digital.

Para la catalogación del archivo se ha elaborado un organigrama de clasificación basado en los criterios que sigue la Sección de Nobleza del Archivo Histórico Nacional. Su organización nos parecía un sistema adecuado, ya que el comportamiento social de las familias hidalgas del mundo rural, a pesar de no poseer las dimensiones de la gran aristocracia, seguía a grandes rasgos sus mismas pautas. Muchos autores coinciden en destacar el mimetismo de las grandes familias rurales, que siguen en todo momento el ideal aristocrático emanado desde el poder. Eso sí, se ha simplificado, adaptándolo al tamaño real y social de la familia Mateo.

La digitalización ha sido realizada con un scanner HP Scanget Automatic Documen FEEDER. El formato elegido para guardar las imágenes ha sido PDF de Adobe, pues permitía guardar cada expediente en un único archivo digital y facilitaba su consulta, al tratarse de un sofware de difusión gratuita.

La base de datos, última etapa del proceso, ha sido diseñada en Filemaker Pro. Se ha elegido este sofware por diversos motivos, entre los que se pueden destacar su versatilidad, la facilidad para el diseño de presentaciones, la posibilidad de relacionar los registros con ficheros PDF (fundamental en nuestro caso) y la viabilidad para realizar aplicaciones autoejecutables. El resultado final ha sido un DVD interactivo, en el que se puede consultar la base de datos, seleccionar el registro que interese y consultar los fondos digitalizados correspondientes.

Más información en el ESTUDIO INTRODUCTORIO.


  • 1

Archivos históricos privados

Category:Archivos históricos

En el año 2007 se planteó la posibilidad de ampliar esa campaña de inventariado a aquellos archivos privados que habían quedado fuera. Tras conseguir el apoyo de la Dirección General de Patrimonio del Gobierno de Aragón se inventariaron 71 nuevos fondos.

El resultado del proyecto, a pesar del número de nuevos fondos descubiertos, fue bastante pobre. Estaba previsto catalogar y digitalizar algunos de estos fondos, pero no se pudo hacer. Los propietarios pusieron bastantes trabas al control de estos fondos históricos, tanto a la descripción de su contenido como a la posterior digitalización.

 

icon-word2000Informe de los trabajos realizados en 2007


  • 1

Inventario de los fondos históricos públicos

Category:Archivos históricos

portada-copiaEn el año 2006, partiendo del informe elaborado el año anterior, se planteó al Instituto Aragonés de Empleo, a la Comarca del Jiloca y a la Dirección General de Patrimonio del Gobierno de Aragón la posibilidad de realizar un inventario de todos los archivos públicos de la comarca, saneando aquellos que estuvieran más abandonados y recogiendo la documentación en cajas y estanterías nuevas. La labor fue ingente, participando tres personas: Marta Loraque, Mercedes Rubio y Beatriz López. Al final de la campaña se consiguieron inventariar 102 archivos con 487 fondos.

Fue imprescindible definir una metodología descriptiva flexible que permitiera acercarnos a todos los fondos documentales, sin distinción, aprovechando en los catalogados toda la información existente, y limitándonos, en los otros archivos más abandonados, a los pocos datos que se pudieran de una rápida visualización empírica.

A medida que se avanzaba en el proyecto, comprobamos como la catalogación no era el problema más acuciante de los fondos de la comarca del Jiloca. Muchos de ellos se encontraban en una situación deprimente, muy próximos a su destrucción física. Otros muchos se encontraban fraccionados y depositados en dos o más archivos físicos.

Adaptándonos a la realidad, las prioridades cambiaron completamente. Consideramos que la descripción de los depósitos donde estaban guardados los fondos, el archivo físico en si mismo, y las recomendaciones y argumentaciones que pudieramos aportar a las instituciones públicas para mejorar su conservación eran mucho más importantes, dada la situación actual, que la catalogación de los mismos. De poco servía tener unos pocos fondos descritos si, mientras tanto, desaparecían otros. Lo primero era la conservación de toda la documentación y después, con tiempo y financiación, iniciar otras tareas más técnicas.

Además, de muy poco servía catalogar un fondo cuando este se encuentra fragmentado, distribuidos en varios archivos y, asimismo, desconocemos esta situación. El mayor peligro para un fondo, y en esto coinciden todos los estudiosos, es la fragmentación y parcelación de su documentación. De tener las series completas, lo que permite analizar su evolución histórica, se pasa a una documentación fragmentaria que solo sirve para describir meras anécdotas dentro del devenir histórico. Ahora bien, si conocemos la evolución de este fondo y, a pesar de hallarse fragmentado, conocemos los diferentes depósitos que lo guardan, se pueden reconstruir las series, devolviendo al fondo nuevamente todo su valor como documento histórico.

Ante esta situación, se decidió que no solo había que describir los fondos individualmente, descendiendo en los diferentes niveles en función del conocimiento que se poseía, sino que también había que resaltar su estado de conservación, si estaban fragmentados o no, y, en caso afirmativo, averiguar donde se localizaba el resto de la documentación.

De un planteamiento puramente descriptivo se evolucionó a otro tipo de proyecto, en donde la investigación archivística e histórica comenzaba a tener mayor protagonismo. Se obtuvieron datos sobre los depósitos documentales, se indagó sobre la historia de estos depósitos y sus mudanzas, y se intentó comprobar si, en algún momento histórico, habían sido fragmentados y trasladados a otros lugares. Para ello, a los niveles clásicos de la descripción documental, añadimos dos más, el Archivo físico y los Productores, situándolos en dos esferas paralelas (y no menos importantes) a la descripción:

  • Los archivos que nos interesan, utilizando una descripción clásica, serían los depósitos de documentación gestionados por particulares, instituciones o administraciones públicas que conservan, por ser los productores o por transferencia, fondos generados en alguna de las localidades de la actual comarca del Jiloca, conservados para servir como testimonio e información para la persona o institución que los produce, para los ciudadanos o para servir como fuentes de historia.
  • Los productores de documentación objeto de estudio, siguiendo con el mismo planteamiento, serían las personas, asociaciones, instituciones o administraciones públicas que tienen o tenían su sede social en la actual comarca del Jiloca y que generaron en el transcurso de su gestión un conjunto de documentos para su aprovechamiento interno, la mayor parte como justificante de sus actuaciones o, en otros casos, como fondo informativo.

Los objetivos se ampliaban: el fondo documental como base de la descripción archivística, el Archivo como institución donde esta guardado ese fondo y los Productores como unidad originaria de la creación del fondo. A través de estos tres parámetros la descripción se complicaba, pues un Archivo podía tener varios fondos de productores diferentes, mientras que un productor, a pesar de todas las recomendaciones archivísticas realizadas por activa o pasivamente a lo largo de las últimas décadas, podía tener varios fondos fragmentados, guardados actualmente en varios archivos.

El resultado final ha sido una exhaustivo inventario de todos los particulares, instituciones y organismos que han generado documentación, indicando el lugar donde se guarda esos fondos y las fechas límites. Se han ordenado por localidades para facilitar su consulta. Pensábamos que este ingente fondo merecía la pena ser difundido. Toda la información se ha volcado en la XILOCAPEDIA, además de la publicada en la GUÍA DE ARCHIVOS, esta última en formato pdf.


  • -

Estado actual de los archivos públicos del Jiloca

Category:Archivos históricos

instituto-empleoEn el año 2005, con la colaboración del Instituto Aragonés de Empleo, se preparó un informe del estado actual de los Archivos Públicos de la comarca del Jiloca, acometiendo también la limpieza y ordenación del Archivo Municipal de Burbáguena.

Estas iniciativas sirvieron para diseñar un ambicioso proyecto, en parte ingenuo como nos ha demostrado el tiempo, con el que pretendía obtener un completo inventario de los Fondos Históricos de la comarca del Jiloca, con el objetivo final de fomentar su conservación (se cuida lo que se conoce y valora) y poner la información al servicio de los historiadores y amantes de nuestro pasado.

icon-word2000Informe de los trabajos realizados en 2005


Menu Title